Ya se nos fue

Adiós al 2010, se acabó, se fue. Quedan unos pocos días para terminar un año un tanto… diferente.

Recuerdo el post que escribí a principios de año. Decía que veía mi reflejo desenfocado igual que algunas de mis fotos que más me gustan. El año tuvo esa constante, el desenfoque, esa falta de claridad que aunque rara y a veces molesta, al final hace interesantes las cosas.

2010 lo acabo con un gracias. Agradezco tantas cosas que ocurrieron, las buenas y las malas. Hubo momentos tristes y otros muy felices.  Tuve los sentimientos a flor de piel, lo viví intensamente. Me reí hasta las lágrimas en innumerables ocasiones, también lloré hasta quedarme dormida más de una vez. Me enamoré, me desenamoré, tuve desencuentros con hermosas reconciliaciones. Fui peregrina, vampiresa, buceadora, trotamundos, madrina, citadina, pueblerina, bailarina. Encontré por fin el confort de la rutina pero más de una vez  huí de ella.

Intenté seguir el espíritu de esta canción; do one thing every day that scares you. Viajé sola por primera vez y descubrí que soy buena compañera de aventuras. Fui infinitamente feliz caminando y tomando fotos entre edificios derruidos de Yangón o andando en bici por las calles de Beijing. Realicé proyectos exitosos y aunque lo dudé, propuse ideas que funcionaron. Fui incapaz de escapar del estrés y más de una vez el agobio me venció.

Sonreí cuando me encontré con los primeros pétalos de los cerezos pero me invadió la nostalgia y de pronto quise estar con alguien. Me sentí en casa y a la vez, más extranjera que nunca.

Tuve reencuentros muy afortunados. Cerré círculos que llevaban muchos años abiertos. Confesé mis sentimientos y algunos de mis secretos. Me sentí sola y también me sentí más acompañada que nunca. Soñé despierta, bailé dormida, comí, bebí, disfruté. Extrañé a mi familia, quise estar más cerca de todos. Dejé muchos planes pendientes, realicé otros que tenía en el tintero.

Me maravillé de la gente, de la inteligencia de mis amigos, me conmoví hasta las lágrimas al recordar las injusticias de las que es objeto tanta gente buena, me dolió México. Me alegré por los éxitos de mi padre, aprendí un poco más del hermoso ser que es mi madre, acudí a mi hermana tantas veces.  Pude compartir la felicidad de mis amigos, sufrí también sus tristezas.

Experimenté cambios profundos aunque todo siga igual. Viví y sobreviví el 2010, año que se merece ser recordado con una sonrisa.

De 2011 luego hablamos…

La foto fue tomada no se por quién en Koyasan cuando la hicimos de peregrinos y festejamos mi cumpleaños en lo alto de la montaña sagrada.

Edit: Ya sé quién tomó la foto, fue mi querido Héctor usando mi S90 que, by the way, compré gracias a su recomendación. Aprovecho para decirle: Gracias por hacer de este, un año muy especial. Gracias por tu amistad🙂

~ by Saralú on December 16, 2010.

8 Responses to “Ya se nos fue”

  1. Contextualizando, diré que para mi este será el año en que te conocí y me fuí contigo al Koyasan con cuatro o cinco sueños detrás de la nariz y un todo a cien por mochila. El año en que se me olvidaron de verdad momentos robados a la vergüenza con la noche canalla como cómplice y dos pares de cristales menos. En que descubrí que empezar una nueva vida cada semana no es tan difícil si se comparten amigos entre todas, sea uno freelance soltero, salaryman comprometido o borracho de saldo.

    El año en que, por fin, apareció un grupo de gente con quien planear cumpleaños que siempre salen bien por muy mal que se preparen, y disfraces, y cenas de Navidad. Y es que la edad, con amigos, hasta se deja de notar.

    Ni vivir, ni sobrevivir, por el 2011 hay que mecerse!

    Besos mil!

  2. Sin duda el 2010 será el año de la gran Familia Tokiota. Por el 2011 y las nuevas aventuras juntos mi querido Oskar!

  3. Hoy de camino al trabajo pensé que si reemplazo México con España y elimino lo de viajar solo…. casi casi se parece a lo que yo viví este año 2010😉

  4. No wonder…😛

  5. Ains que bonito🙂 Para mi este año también ha sido un año especial, ha sido mi primer año viviendo en Tokyo. Ya había vivido unos meses antes pero eran un poco como de prueba.

    Una de las cosas de las que más me alegro de este año es de haberos conocido. De tener como bien vosotros decis una familia aquí en Tokyo con quien compartir los buenos y los malos momentos. Aunque por mis circunstancias no haya podido estar con vosotros siempre que quise.

    Gracias Tokyo family!🙂

  6. Ah Rooo, casí lloro con tu mensaje. Sin duda haberlos conocido y tenerlos como familia ha sido uno de los highlights del año.🙂

  7. Tengo los ojos vidriosos.
    Dejando a un lado lo bien que escribes, es realmente bonito poder leer entre líneas y sentirse identificado con tatas cosas buenas, tantas situaciones inolvidables.
    Sarita, muchas gracias por ser nuestra mamá vampiresa. Besote

  8. Este fue el año en el que compartí contigo muchas cosas y muchos momentos inolvidables Antonio. Arigato!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: